Los Malditos
Libro Primero. Antes del diluvio
The Goddamned # 1-5 / Image Comics
Jason Aaron | R.M.Guera | Giulia Brusco
Planeta Cómics

Los Malditos de Jason Aaron y R.M. Guéra
Los Malditos de Jason Aaron y R.M. Guéra

Érase una vez el Edén. El amor y el buen rollo campaban a sus anchas. Adán y Eva estaban todo el día dale que te pego empeñados en poblar la Tierra como si no hubiera un mañana. Se paseaban por ahí en pelotillas, enseñando las sinvergüenzas y eran acariciados por el rocío de la mañana, por las alas de las mariposas que revoloteaban a su alrededor y perfumados por el sinfín de flores que adornaban su hogar. Tuvieron dos hijos preciosos que crecían sanos y robustos…

Si esto es lo que estáis esperando leer, id a buscar a otro sitio. Huid, antes de que la maldad os alcance. 

Porque, de repente, todo se jodió. Se fue a la mierda. Se torció de tal manera, que el perfume se transformó en hedor. Las caricias, en hachazos y el rocío… ¿dónde quedó el rocío?

Hubo un crimen horrendo. El más horrendo que puede haber.

Y en esas están los restos de la ¿humanidad? Pagando el rebote de Dios para con su creación.

Los Malditos
Los Malditos

Los malditos es una de las obras más bestias que he leído en mi vida. Apenas hay un resquicio —ya no digo de bondad— sino de humanidad, entendida esta como un cierto interés por el prójimo. Bueno, interés hay… el de a qué sabrá ese hijoputa cuando le abra la cabeza y me lo coma.

Barro, mierda, personajes mutilados, deformes por fuera y por dentro.

Sólo existe un personaje sin cicatrices (visibles) pero, curiosamente, es el que arrastra la mácula más grande, una cicatriz que no se ve, pero que lo hace el más deforme de todos los deformes que por estas páginas pululan. Y son muchos. Porque toda esta mierda, todo este dolor, esta deshumanización, son culpa suya. 

Los Malditos no es una obra fácil pues a más de uno le puede parecer que, tras toda su violencia, su catálogo de depravaciones, no hay nada más. 

Los Malditos
Los Malditos

No estoy de acuerdo. Esto va a algún sitio. Aaron suele cocinar sus obras a fuego lento. Algún brote de esperanza, muy pequeño, asoma tímidamente. Reguémoslo entonces. Aunque me temo que aún seguirá abonándolo con más mierda.

En el catálogo de malas bestias que arrastran sus miserias por esta obra, destacan dos.

El protagonista, al que no voy a nombrar para mantener un pequeño interés, aunque se desvela pronto y para mi fue un wtf. Una suerte de híbrido de Lobezno (cuando era Lobezno ) y Punisher… pues algo así.

Una figura trágica. Le persigue su destino, del que intenta rehuir, persiguiendo a su vez una quimera, que de momento le rehuye también.

Hay algo más en él, algo que de momento sólo se ha apuntado en una pequeña escena, pero no sabemos del todo qué es.

Y Noé. Este último me parece un hallazgo, aunque desde luego, no es el Noé que todos amamos y conocemos.

Y vamos al dibujo…

Los Malditos
Los Malditos

Impresionante. Pero tampoco es un dibujo amable. En consonancia con la historia, es sucio, duro … a alguno le parecerá que abusa de una violencia muy explícita, pero es que es lo que pide la historia. Señores, si esa tierra que vemos ante nuestros ojos no es el infierno, se le asemeja mucho.

Me ha gustado mucho esta obra. Pero mucho. Toda esa imaginería biblicaliptica —perdón por el palabro— me encanta. 

En el fondo, no es algo nuevo. Hay un personaje Elegido, alguien que, se supone va a ser el Salvador de la Humanidad. Pero, desde luego, no lo parece. El va a lo suyo, aunque de todos es conocido que los designios del Señor son inescrutables.

Ya sólo por el título del siguiente tomo hay que seguirlo.

Esto promete.

Deja un comentario

Por favor, escribe tu comentario aquí
Por favor, escribe tu nombre aquí

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Comiverso, blog de comics
Finalidad: Gestionar los comentarios
Legitimación: Tu consentimiento 
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal.
Derechos: Entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.