Reseña de Cómic
Los Cinco de Cambridge
de Valérie Lemaire & Olivier Neuray

Jesús Mateos


Editorial original: Casterman
Contenido original: Les Cinq de Cambridge
Editorial española: cARTEm Comics
Guion: Valérie Lemaire
Dibujo: Olivier Neuray
Cartoné. Color. 152 páginas.
ISBN: 978-84-124933-9-9
30 €

Hoy proponemos una lectura para dejará a nadie indiferente. Un relato propuesto por la guionista Valérie Lemaire y el dibujante Olivier Neuray. El mismo equipo que antes había trabajado en Los Cosacos de Hitler, también editado por cARTEm y cuya historia está conectada vagamente con esta que tenemos entre manos.

UN POCO DE CONTEXTO

¿Y qué tenemos aquí? Pues ni más ni menos que la historia real de cinco espías británicos al servicio del Partido Comunista de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y cómo estos se dedicaron a informar a los líderes soviéticos sobre los secretos de la inteligencia británica y los movimientos de guerra durante treinta años con gran oficio (y más o menos beneficio).

 

FORMACIÓN DEL GRUPO DE ESPÍAS EN CAMBRIDGE

Con esta premisa muchas preguntas asaltan nuestras ideas preconcebidas y esas mismas ideas serán puestas a prueba de forma inteligente entre los tejemanejes de la política y durante dos grandes periodos históricos: la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría (con una mención especial a la Guerra Civil española como antecedente).

Los espías reales

La editorial cARTEm aúna en un mismo álbum recopilatorio los tres álbumes que conformaban la edición original. En dichos álbumes veríamos cómo en los patios, aulas y bibliotecas de la famosísima Universidad de Cambridge se formaba una sociedad secreta conformada por cinco individuos, cada uno con una historia y orígenes completamente diferente. Unidos por la idílica idea en mente de mejorar su país, deciden abordar esta utopía con las novísimas ideas comunistas que estaban recién salidas de la maquinaria propagandística del partido único soviético.

INTRIGAS Y DOBLE JUEGO

Y es que no podemos olvidar que hace cien años los nacionalismos extremos y las ideas revolucionarias marxistas eran el culmen de la modernidad. Cualquier persona con ideales políticos se aupaba en el carro de una de estas dos ideas.  Éstas pugnarían por el control de las sociedades: primero en la Guerra Civil española, luego en la Segunda Guerra Mundial y por último en la Guerra Fría.

En el primer tercio de la obra vemos la conformación del grupo, sus orígenes, cómo se van haciendo un hueco en los puestos más relevantes de la aburguesada política británica de la época.

Cada uno a su ritmo, según sus habilidades y por motivos personales llega a la conclusión de que la URSS es la solución para los problemas de los obreros británicos y por ende de su propia sociedad.

Desde el minuto uno vemos las intrigas, el doble juego, las falsas apariencias y el desgaste personal que les va suponiendo el tener que estar informando a los comandos comunistas de lo que va sucediendo en las altas esferas.

TRINCHERAS ESPAÑOLAS

Seremos testigos de primera mano de las vidas de personas idealistas, fanáticas, sin escrúpulos, con complejos morales, con dudas sobre lo que hacen o dejan de hacer y con pequeñas victorias personales.

En la lectura de Los cinco de Cambrige podremos palpar el miedo de estos cinco chicos cuyas vidas peligran incluso a una distancia tan grande de Moscú. No tanto al peligro de ser capturados por su propio país (que también) sino debido a las masacres y fusilamientos masivos perpetradas por Stalin en el propio seno de su partido debido a la histeria y paranoia de aquellos años que el propio dictador había alimentado. Nadie estaba lejos del filo de la hoz y del golpe del martillo soviético.

Los avances llevan a las trincheras españolas donde algunos de nuestros protagonistas tienen un papel que jugar entre las bombas, las balas y los informantes delatores… Pero es justo aquí cuando entramos en la madurez del relato y en su parte más pesada de leer, sinceramente. Sobre todo con los cambios y movimientos políticos producidos entre las potencias europeas en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, entre los países del Eje, la URSS y Reino Unido.

Es en esta parte del relato cuando conviene hacer una pequeña pausa. Es una lectura que se toma mejor poco a poco, ya que hay muchas tramas, diálogos y corres el riesgo de perderte o cansarte porque la narración es un poco más pesada y densa.

Como contraparte, es también donde el nudo del relato se vuelve más interesante. Terminando el segundo acto dejamos a nuestros espías en una situación nada envidiable.

DESARROLLO Y CIERRE DEL RELATO

El último tercio es más reposado. Los autores se toman el tiempo necesario para cerrar todas las tramas, responder preguntas, resaltar las victorias y derrotas de los protagonistas con un final que, como comentaba desde un principio no te deja indiferente. Todo se precipita hasta una situación insostenible… Si bien no compartirás (o sí) las decisiones tomadas por los protagonistas, los puedes entender y a alguno de ellos, gracias a su carisma, les tomarás cariño.

El final es gris y agridulce. Aunque no entraremos en detalles, hablamos de una historia real y ahora bastante de moda gracias a una nueva mini-serie (aunque el relato es popular en Reino Unido desde los 70).

Les Cinq de Cambridge. Les étangs du patriarche.
Les Cinq de Cambridge. Les étangs du patriarche. Portada de Casterman.

EL TRABAJO DE OLIVIER NEURAY

Como decíamos, el final se presenta con un gran contraste entre el ambiente festivo de las dos últimas páginas y la digresiones finales de algunos de estos cinco que, a modo de confesión, casi te están pidiendo que no los juzgues.

Los autores han acertado de pleno al presentar los hechos contrastados a modo de entrevista, que da pie a relatos contados de memoria por uno de los integrantes. Los entrevistadores: dos personajes relacionados con los eventos contados en Los cosacos de Hitler sí tienen juicios de valor y moralizan.

No así su autora: la guionista, Valérie Lemaire, no juzga ni presenta un relato tergiversado, maniqueo. Habría sido un error . La autora consigue gratamente que entiendas el drama humano que viven los protagonistas. El resto es cosa tuya como lector.

Lo que sí podemos juzgar es el despliegue técnico de Olivier Neuray. Si bien al principio podría costar entrar en su forma de dibujo tan particular: un delineado grueso y capas de sombras con pocos tonos bien marcados, además de la tinta. A medida que te acostumbras empiezas a apreciar tanto los talentos como las carencias del historietista con los lápices.

Entre sus talentos se encuentran su trazo impecable que se magnifica sobre todo en los edificios, fondos, detalles de las fachadas, suelos y los entramados urbanos. Da gusto recorrer las calles, las salas de fiesta y por supuesto la propia Cambridge de la mano de este autor. Casi diríamos que es un trabajo de imagen renderizada, como si de una mítica aventura gráfica de ordenador se tratara.

Hablamos también positivamente de la paleta de colores que pretende meterte de lleno en cada década. No hay nada estridente, ni chillón. Todo ayuda a la atmósfera gris en las ciudades, un poco ahogada; los salones ocres y rojos de la alta sociedad; los tonos oscuros para la acción que suele tener lugar en las horas nocturnas; y un poco de claridad y tonos celestes y amarillos cuando los protagonistas se permiten algún momento de paz.

Por contra tenemos caras poco expresivas. Si bien todos los personajes son diferentes entre sí gracias a ciertas particularidades (color, flequillo, bigote, etc.), debido a la cantidad de personas que tienen acogida en los álbumes, puedes llegar a perderte al principio. Más teniendo en cuenta que cambian físicamente con el pasar de los años.

Les Cinq de Cambridge. 54 Broadway.
Les Cinq de Cambridge. 54 Broadway. Portada de Casterman.

No me malinterpreten, Neuray sencillamente tiene su estilo particular, nada que ver con lo que se ve en EEUU. En cualquier caso, me costaría mucho verlo haciendo otro tipo de trabajos que no sean tramas políticas o dramas históricos, de ritmo más reposado y cadencia más lenta como éste. No esperéis posturas de acción en contra picado.

CONCLUSIÓN

En definitiva, tenemos un tebeo que bien merece la pena para aquellos que disfruten de la Historia (en mayúscula), la crónica periodística, el drama político y el espionaje. Es un producto de nicho, de buena calidad, pero no para todo el mundo debido a su densidad aunque podría ser un buen enganche para aquellos adultos que, no acostumbrados a las formas del medio, quieran encontrar un producto adecuado a sus gustos históricos, políticos o filosóficos.

Reseña Panorama
Guión
Dibujo
Artículo anteriorNovedades Destacadas 3 a 9 de junio 2024
Artículo siguienteNovedades Destacadas 10 a 16 de junio 2024

Deja un comentario

Por favor, escribe tu comentario aquí
Por favor, escribe tu nombre aquí

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad *

Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Comiverso, blog de comics
Finalidad: Gestionar los comentarios
Legitimación: Tu consentimiento 
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal.
Derechos: Entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.